Quizás hayas presenciado esta escena alguna vez, alguien saca lo que parece ser un ovillo de lana rígida para encender un bong o un cigarrillo de marihuana.

Lo más probable es que tal vez nunca te hayas detenido a poner atención a este práctico accesorio para quienes prefieren fumar su hierba, pero lo que a primera vista puede parecer un artilugio algo snob, encierra muy buenas razones para su uso.

La verdad es que la mecha de cáñamo (hemp wick), así es como se conoce habitualmente, puede cambiar la forma en que disfrutas tu variedad de cannabis favorita, de la mejor forma.

¿Qué es la mecha de cáñamo?

La mecha de cáñamo es un filamento inflamable elaborado con fibras trenzadas de cáñamo natural recubiertas de cera de abeja.

Piensa en ella como una vela de combustión lenta, especialmente para utilizar con pipas y bongs .

Se trata de una alternativa de fácil uso a las cerillas o encendedores ya que no incorpora ningún otro elemento inflamable y no genera los vapores químicos asociados a otros accesorios habitualmente utilizados para encender fuego, ya sean encendedores o cerillos.

La mecha de cáñamo ofrece una forma más natural de encender tu hierba, por lo que si estás buscando una mejor alternativa a los métodos tradicionales a gas, este accesorio es para ti.

¿Por qué usar una mecha de cáñamo?

¿Por qué no utilizar simplemente un mechero o cerilla? ¿Por qué no prescindir del intermediario? Todo se reduce a dos factores muy importantes, las sustancias químicas y el sabor.

Uso de la mecha de cañamo

Cuando utilizas un encendedor para prender tu marihuana, el gas butano produce una llama que arde a gran temperatura (1900°C / 3500°F), por lo que cuando inhalas, el humo es mucho más caliente y la combustión ya ha quemado demasiados cannabinoides (THC, CBD) y terpenos (limoneno, linalool, etc), los cuales hierven a una temperatura mucho menor y son literalmente atrapados por la combustión de gas hacia tus pulmones.

Cuando utilizas fósforos, también estás inhalando una mezcla de pegamentos, madera y químicos combustibles que son muchos más de los que parecen.

La mecha de cáñamo por otra parte es un producto natural, ecológico, muy sencillo de encender y fácil de utilizar, ofreciendo una solución completa sin el uso de sustancias químicas artificiales.

El uso de mecha de cáñamo permite caladas más sabrosas, maximizando la potencia de los cannabinoides y terpenos de tus cogollos porque la llama arde a una temperatura mucho menor (900°C / 1700°F) que las fuentes de butano.

Características de la mecha de cáñamo

Aunque la mayoría de los accesorios para generar fuego son fáciles de usar, algunos pueden resultar engorrosos de encender en mitad de una fumada, como un cerillo o un mechero por ejemplo.

La mecha de cáñamo en cambio es muy de utilizar, ya que viene previamente enrollada, no ensucia, se puede transportar con facilidad (incluso la puedes ovillar sobre tu encendedor) y está lista para ser usada en tan solo unos segundos.

Cuando la desenrolles podrás medir con precisión la cantidad que necesitas y controlar lo que te queda. Tus fumadas jamás volverán a ser interrumpidas.

Evita los riesgos del gas butano

Aunque es la manera más habitual de encender cigarrillos de todo tipo, sabemos que las sustancias químicas que contienen los mecheros de butano pueden tener un efecto perjudicial sobre la salud.

Usar una mecha de cáñamo es sin duda una forma más saludable de fumar y también más ecológica.

Inhalar los vapores del cáñamo es mejor que respirar las toxinas que se escapan de un encendedor de butano.

Caladas mas suaves y abundantes

Dado que la mecha de cáñamo arde a una temperatura más baja que la que producen los mecheros de butano, las caladas son más suaves, lo que a su vez permite apreciar mejor el sabor de la cepa elegida.

Quienes han dejado de usar encendedores tradicionales afirman que las caladas no solo son más agradables, sino que además permiten apreciar de mejor forma los matices de sabor.

Cómo utilizar la mecha de cáñamo

La mecha de cáñamo se suele vender en forma de ovillo en longitudes que van desde 1 hasta 75 metros, por lo que no hay que desenrollar toda la madeja, solo debes estirar y/o cortar la longitud que necesites.

A continuación enciende el extremo con una cerilla o encendedor a una distancia segura de tu cara evitando inhalar por un par de segundos, reduciendo así las probabilidades de que respires toxinas del gas butano.

Mecha de cáñamo enrollada sobre un encendedor

Cuando la mecha empiece a arder, podrás utilizarla de forma controlada para encender lo que desees ya que gracias a la cera de abejas, la mecha conservará su rigidez y arderá pausadamente.

No tendrás que preocuparte de que tu mecha se doble o se arrugue al insertarla en tu dispositivo para fumar y no tendrás que darte tanta prisa como si lo hicieras con una cerilla.

Una vez que ya la hayas utilizado, podrás extinguir la mecha de forma segura, ya sea agitándola, soplándola, sumergiéndola ligeramente en agua fría o humedeciéndote los dedos y apagando cuidadosamente la llama con ellos.

Dale unos segundo para que se enfríe del todo y luego simplemente vuelve a enrollar la madeja para que esté lista para la próxima.

Un método sencillo, seguro y sin complicaciones.

Artículos Patrocinados
 

Comentar el Artículo