Por Ashley Manta

Ah! el gran debate. ¿Qué es más propicio para el placer y las experiencias sexuales satisfactorias, el cannabis o el alcohol?

Siempre se ha planteado la hipótesis de que el cannabis es mejor para el sexo. Ciertamente ha sido en mi experiencia y en historias de similares de otras personas, pero hasta ahora no tenía mayores argumentos para respaldarlo.

Sin embargo, recientemente, el doctor e investigador Justin Lehmiller ha publicado en su blog los aspectos más destacados de un nuevo estudio sobre esta disyuntiva.

En el proceso se entrevistó a veinticuatro adultos heterosexuales (12 hombres y 12 mujeres) habitantes la ciudad de Nueva York sobre sus experiencias recientes con el consumo de cannabis y el alcohol antes del sexo.

Artículos Recomendados:

Una cosa a tener en cuenta es que este estudio se centró en el sexo en pareja, no en el sexo en solitario, pero los hallazgos deberían seguir siendo relevantes.

“El alcohol tendía a adormecer la sensación y la marihuana tendía a potenciar la sensación” (Palamar, Acosta, Ompad, Friedman 2016 pág. 8). Este hallazgo respalda la experiencia de que alcanzar el climas puede “tomar una eternidad” cuando estás borracho.

Debido a que el alcohol es un depresor, adormece la sentidos. Por el contrario, se ha descubierto que consumir cannabis permite que las personas estén más atentos y conscientes de las sensaciones de sus cuerpos, especialmente con dosis más bajas.

El artículo continúa enseguida…

“Numerosos participantes sintieron que aún podían tomar buenas decisiones y mantener el autocontrol luego de consumir marihuana, mucho más que cuando estaban intoxicados con alcohol. Además, algunos participantes informaron que la marihuana no había afectado adversamente la memoria de la interacción sexual en comparación con el alcohol” (Palamar, Acosta, Ompad, Friedman 2016 pág. 10).

Artículos Recomendados:

Esto significa que puedes disfrutar masturbándote o teniendo sexo en pareja mientras consumes cannabis y es más probable que lo recuerdes y te sientas en control mientras lo haces.

“En relación con la elección de pareja, no fue sorprendente que el consumo de marihuana supuestamente condujera a mayor satisfacción después del sexo que el alcohol. Los usuarios generalmente no sintieron que experimentaron deterioro de la memoria o falta de juicio después de consumir marihuana, pero sí sintieron que comúnmente experimentaban esto luego de consumir alcohol ” (Palamar, Acosta, Ompad, Friedman 2016 p. 10).

El Dr. Lehmiller afirma finalmente en su conclusión, “permítanme advertir que estos hallazgos provienen de un estudio muy acotaddo y por lo tanto, debemos evitar la tentación de generalizarlos ampliamente. Además, hay que tener en cuenta que estos hallazgos se basan en datos de autoinforme, no en un experimento estrictamente controlado. Como tal, es posible que las personas no recuerden con precisión cuánto de cada sustancia se consumieron y es posible que ni siquiera sepan qué variedad de marihuana estaban usando. Sin duda, se necesita más investigación”.

Esta advertencia es importante y una de las razones por las no deberíamos mirar un estudio con un tamaño de muestra tan pequeño y usarlo para hacer generalizaciones radicales.

El mayor valor de este estudio hoy, es el hecho mismo de que existe y es un primer paso. Con suerte, este será uno de los muchos estudios sobre los posibles efectos del cannabis en la sexualidad.

 

Comentar el Artículo