Hoy en día es posible que casi con seguridad hayas oído hablar de la psilocibina como el compuesto activo de los hongos psicodélicos, pero existe otra familia de hongos psicoactivos igual o más famosa que también puede ser capaz de provocar alucinaciones de ensueño.

Puede que no sepas su nombre, pero ciertamente has reparado en su parecido, el que le da a Mario la apariencia de un hongo, como si lo hubieran impreso en 3D desde el propio emoji.

Se trata probablemente de la especie más reconocible del planeta y es ampliamente conocido como por ser el hongo alucinógeno responsable del «viaje» de Alicia al País de las Maravillas.

Su apariencia incluso se relaciona habitualmente con la de un hongo venenoso y mortal, con un gran botón rojo brillante y caricaturesco, pincelado de pequeñas manchas blancas en la parte superior.

¿Qué es la Amanita muscaria?

La Amanita muscaria, también conocida como «fly agaric», «matamoscas» o «falsa oronja», es un hongo venenoso y enteógeno del orden Agaricales que originalmente se podía encontrar en el norte de Europa y Asia, generalmente entre los meses de julio y octubre.

La denominación muscaria proviene de la palabra latina «musca» (moscas) en referencia a la tradición de utilizar este hongo como insecticida, desmenuzando los sombreros y remojándolos en platillos con leche para atraer moscas domésticas que al beberla eran envenenadas por el ácido iboténico presente en las setas.

Santa Claus Amanita muscaria

Dicho esto, hay que reconocer que hoy en día se trata de un hongo viajero y cosmopolita que puede ser fácilmente encontrado por toda América, Sudáfrica y Asia.

¿Qué es la Amanita muscaria?

La amanita muscaria es un hongo micorrícico, es decir, que establece una simbiosis entre el micelio y las raíces de coníferas como abetos, pino negro, hayas o abedules, extrayendo del suelo agua y minerales que son intercambiados con los árboles por azúcares simples.

Ha sido descrito habitualmente como «uno de los hongos más notables y hermosos» de la naturaleza, con su sombrero rojo escarlata que se destaca brillando entre los suelos boscosos alcanzando entre 5 a 20 centímetros de ancho.

Es sabido también que desde hace siglos la Amanita muscaria ha sido utilizada en tradiciones chamánicas, muy populares en culturas pre-cristianas, que la utilizaban durante las celebraciones del solsticio de invierno y que incluso habrían dado origen a la leyenda de Santa Claus.

Historia de la Amanita muscaria

Registros históricos como pinturas rupestres, grabados en madera y esculturas de piedra sugieren hoy en día que los efectos psicoactivos de la Amanita muscaria son conocidos desde hace miles de años, en todos los continentes, con registros de prácticas similares en grupos humanos distantes geográfica y culturalmente.

Desde la antigüedad la Amanita muscaria habría sido utilizada con fines religiosos, terapéuticos, sociales e incluso recreativos, observaciones basadas en evidencias que se remontan a 6.000 años de antigüedad.

Algunos análisis lingüísticos de los idiomas del norte de Asia han permitido apreciar que las raíces de las palabras «embriaguez» y «Amanita muscaria» parecen ser la misma.

Se han encontrado también pinturas policromadas en rocas del Sáhara datadas en el Paleolítico con representaciones de lo que parecen ser hongos Amanita muscaria.

Hongos pictóricos

Algunos mitos y esculturas encontradas en Guatemala y México que representan hongos sugieren la utilización de Amanita muscaria durante el período del florecimiento de la civilización Maya, hacia el 1500-1000 AC.

Similitudes simbólicas en poblaciones mesoamericanas y asiáticas establecen la creencia que la Amanita muscaria crece en lugares donde caen rayos, paralelismos que podrían explicarse por las migraciones que habrían ocurrido a través del estrecho de Bering.

En Norteamérica existe evidencia de su uso por parte de las tribus que habitan las montañas Mackenzie de Canadá, así como en las prácticas ceremoniales de pueblos originarios del lago Michigan en Estados Unidos, quienes conocían la Amanita muscaria con el nombre de «miskwedo».

En 1730, un militar sueco llamado Filip Johan von Strahlenberg, fue el primer occidental en documentar su uso mientras vivió como prisionero de guerra en Siberia entre 1711 y 1721, observando cómo la Amanita muscaria era utilizada en contextos chamánicos por las tribus siberianas de todo el territorio.

Las tribus en Siberia recogían la Amanita muscaria, la secaban al sol y la consumían entera o en una extracción con agua, leche de reno o mezclada con jugos para mejorar su sabor.

Además, existía la costumbre de consumir la orina de aquellas personas que habían comido Amanita muscaria, ya un porcentaje sustancial del muscimol no se metaboliza, se excreta y puede ser consumida directamente hasta por cuatro ciclos.

¿La Amanita muscaria es venenosa?

La respuesta es sí, la Amanita muscaria es técnicamente tóxica y venenosa, aunque las muertes por su consumo son extremadamente raras.

La Sociedad Micológica de América del Norte (North American Mycological Society) incluso afirma que en humanos no hay casos documentados de manera confiable de muerte por toxinas presentes en Amanita muscaria en los últimos 100 años.

Aún así, lo mejor siempre es tener cuidado, incluso si la gente argumenta que el hongo ha sido asociado injustamente a la imagen del veneno, los efectos negativos de consumirlo pueden ser muy reales.

Si se consume cruda, la Amanita muscaria puede llegar a desarrollar síntomas como náuseas, vómitos e indigestión entre 30 minutos y 2 horas después de la ingesta.

¿La Amanita muscaria es psicoactiva?

La respuesta es sí, la Amanita muscaria es psicoactiva, pero no contiene los mismos compuestos que habitualmente reconocemos en los «hongos mágicos», es decir la psilocibina y la psilocina.

En cambio, los dos compuestos químicos principales de la Amanita muscaria son el ácido iboténico y muscimol, así como muscarina y muscazona, aunque esto últimos presentes en concentraciones muy bajas que no superan el 0,0003% del volumen de la seta.

Si bien la muscarina debe su nombre al hecho de haber sido encontrada por primera vez en la Amanita muscaria, son las pequeñas especies blancas del género Clitocybe las que si contienen muscarina en cantidades peligrosas por cuyo consumo se han registrado muertes confirmadas, particularmente Clitocybe dealbata y Clitocybe rivulosa.

Clitocybe rivulosa

Por último, la Amanita muscaria puede contener muy pequeñas cantidades de bufotenina (aislada por primera vez en 1920), un principio psicoactivo presente en la secreción de las glándulas cutáneas de los sapos de la especie «Bufo».​

1. Qué efectos produce la muscarina

Durante mucho tiempo se creyó que la muscarina (descubierta en 1869) era el alcaloide psicoactivo de la Amanita muscaria, pero en 1964 investigadores independientes en Japón, Inglaterra y Suiza aislaron el ácido iboténico y el muscimol, identificando sus propiedades.

La muscarina resultó ser el alcaloide responsable de los efectos «no deseados» de consumir Amanita muscaria, unos 15 a 30 minutos después de ingerirla, ocasionando en dosis bajas un aumento de salivación, sudoración excesiva, lagrimeos y excitación sexual.

En dosis mas altas la muscarina puede desarrollar además dolor abdominal, náuseas, diarrea, visión borrosa y dificultad para respirar con efectos que comienzan a disminuir luego de 2 horas.

2. Qué efectos produce el ácido iboténico

Específicamente, el ácido iboténico es una molécula presente en la Amanita muscaria en cantidades que van de 0,003 a 0,1% y que se descarboxila en muscimol por acción de la temperatura, lo cual significa que un hongo seco es más potente que un hongo fresco.

El ácido iboténico además puede transformarse en muscazona por acción de la luz ultravioleta, pero esta sin efectos psicoactivos, ya que su función biológica es actuar cómo un bioacumulador del metal pesado vanadio.

El ácido iboténico actúa en nuestro organismo como agonista del glutamato, es decir, imita el efecto de un aminoácido que también es neurotransmisor del sistema nervioso central, es decir, el ácido iboténico activa los receptores de glutamato en las neuronas.

Los síntomas pueden variar desde mareos, náuseas o somnolencia y pueden dar paso a momentos de euforia, amnesia e incluso sensaciones auditivas y visuales deformadas.

3. Qué efectos produce el muscimol

Los efectos psicoactivos de la Amanita muscaria son en su mayoría responsabilidad del muscimol, un agonista del ácido GABAA, el neurotransmisor inhibitorio por excelencia en el Sistema Nervioso Central, el cual puede llegar a provocar confusión, estados de conciencia alterados y alucinaciones.

Los receptores GABAA están ampliamente distribuidos en el cerebro, por lo que cuando se ingiere muscimol, este altera la actividad neuronal en múltiples regiones, incluida la corteza cerebral, el hipocampo y cerebelo.

La cantidad y proporción de alcaloides contenidos en la seta de Amanita muscaria dependerá de diversos factores, aunque investigaciones de campo confirmarían que aquellas setas que crecen a mayor altura parecen tener más concentración de ácido iboténico y muscimol, mientras que las que crecen a menor altura, poseen una mayor cantidad de muscarina.

¿Cómo se consume la Amanita muscaria?

Ahora que hemos establecido que es un hongo venenoso que también posee compuestos psicoactivos, veamos cómo se consume Amanita muscaria evitando los efectos potencialmente negativos.

1. Consumir Amanita muscaria con fines gastronómicos

El ácido iboténico, el muscimol y la muscarina son solubles en agua por lo que si deseas consumir Amanita Muscaria con fines gastronómicos, deberás hervir las setas cortadas en rebanadas de unos 5 milímetros por al menos 15 minutos en una proporción de 1 litro de agua con 1 cucharadita de sal por cada 100 gramos, para luego enjuagarlos en abundante agua y desechar el líquido de cocción.

De hecho, la mayoría de las personas tiende a recomendar este proceso, ya que reduce significativamente la posibilidad de cualquier malestar estomacal o efecto psicodélico secundario.

Amanita muscaria hervida

Las setas, a diferencia de las verduras que tienden a volverse blandas cuando se hierven, mantienen su forma y conservan su estructura debido a que sus paredes celulares están compuestas de quitina, el mismo compuesto del que están hechos los caparazones de los mariscos.

La quitina también es la razón por la cual es difícil de digerir una gran volumen de hongos por los humanos, ya que carecemos de las enzimas intestinales para descomponerlos completamente.

1. Consumir Amanita muscaria con fines psicodélicos

Si deseas saber como consumir Amanita muscaria de forma segura con fines psicodélicos, primero debe seguir algunos pasos para eliminar sus toxinas y ayudar así a disminuir posibles malestares relacionados a dolores estomacales e indigestión.

Primero, descarta el tallo, ya que por lo general tienen muy bajo contenido de muscimol y suelen estar llenos de larvas, así que sólo concéntrate en el sombrero, lávalo y sécalo al sol o en una deshidratadora entre 45 y 55°C hasta que estén crujientes.

Amanita muscaria seca

Durante el secado el ácido iboténico de la Amanita muscaria se descarboxila en muscimol al perder un grupo carboxilo de su molécula original, lo que hará que pierda sus posibles efectos tóxicos.

Una vez seca, la Amanita muscaria ya esta lista para ser consumida con fines psicodélicos, directamente o preparando una infusión con agua caliente reposada por 30 minutos.

En algunas tradiciones chamánicas mexicanas se separa la cutícula de la Amanita muscaria -la piel roja superior del sombrero- cuando el hongo aún está fresco, se deja secar al sol y luego se fuma.

Por esta vía los efectos parecen presentarse con mayor rapidez pero con menos intensidad y duración, aunque no hay descripciones exhaustivas ni de dosificación ni de efectos.

¿Qué dosis de Amanita muscaria consumir?

La dosis psicoactiva de muscimol es de alrededor de 10 a 15 mg para una persona normal,  pero las concentraciones de alcaloides han demostrado ser muy variables en función de la altura y el ecosistema específico en donde haya crecido la Amanita muscaria, por tanto, una dosificación estándar es muy difícil de precisar y las dosis aquí indicadas son meramente orientativas.

Una dosis baja de Amanita muscaria iría de 1 a 5 gramos, una dosis media o moderada de 5 a 10 gramos y una dosis alta de 10 a 30 gramos, siempre expresados en volúmenes de hongos secos.

¿Cuáles son los efectos de la Amanita muscaria?

Si hay algo que está claro es que el efecto psicoactivo descrito por consumir Amanita muscaria es muy diferente al «viaje» provocado por la psilocibina.

Los efectos de la Amanita muscaria pueden aparecer luego de entre 30 minutos y 2 horas después de su consumo, extendiéndose con una duración de entre 4 y 10 horas, por lo que se recomienda tener precaución con la cantidad ingerida y esperar un tiempo suficiente para evaluar los efectos.

Las sensaciones provocadas por el consumo de Amanita muscaria se han descrito como asociadas a una pesadez corporal –que inicialmente son similares a las de consumir alcohol-, relajantes, eufóricas, de risa fácil y ganas de sociabilizar.

Alicia en el país de las maravillas

Al mismo tiempo se comienzan a manifestar una disminución en el tiempo de respuesta de los reflejos, bostezos, visión borrosa y un desempeño físico-motor deficiente.

Esta fase da paso a otra en la que se produce una intensa somnolencia, que provoca incluso que algunos se queden dormidos, pero que es donde finalmente se ha descrito ocurre la parte más intensa de la experiencia psicodélica.

En esta etapa se pueden llegar a experimentar disociaciones perceptivas, visiones con los ojos cerrados, alucinaciones auditivas, sinestesia y distorsiones sobre el tamaño y la forma corporal de las cosas: macropsia y micropsia.

La macropsia y la micropsia son los fenómenos por los que los objetos de nuestro entorno se perciben en tamaños exagerados, ya sean enormes (haciéndonos sentir diminutos) o muy pequeños (haciéndonos sentir gigantes) respectivamente, tal como le ocurre en la historia de «Alicia en el País de las Maravillas».

¿La Amanita muscaria es legal?

La Amanita muscaria es legal en Estados Unidos (excepto en Luisiana, a menos que sea con fines decorativos) y de hecho, son los hongos que vende el primer (y único) dispensario de Florida, no psilocibina.

En Canadá, la Amanita muscaria también es legal, aunque puede estar sujeta a regulaciones específicas de la Ley de Alimentos y Medicamentos.

La Amanita muscaria también es legal en Suecia, Irlanda y Rusia, pero definitivamente ilegal en Australia, Rumania, los Países Bajos y Tailandia.

Consejos finales

Con el renacimiento psicodélico en marcha, la Amanita muscaria sin duda ha comenzando a recuperar algo de su popularidad y a revertir la mala fama que la ha acompañado estas últimas décadas.

Si tienes curiosidad, asegúrate de investigar lo suficiente y tener mucho cuidado, ya sea que vayas a recolectar los hongos por ti mismo o los compres en algún dispensario.

Bibliografía

  1. A Beginner’s Guide to Amanita muscaria Mushrooms
  2. Amanita muscaria (L.) Pers. – Fly Agaric
  3. Fly Agaric – Edibility, Identification, Detoxification, Medicinal use
  4. How to Safely Eat Amanita Muscaria
  5. Amanita muscaria: Basic Info
  6. Hunting for Hallucinogenic Mushrooms in Eastern Europe
  7. Plantas alucinógenas: Amanita muscaria
  8. Intoxicación neurológica (Síndrome Micoatrópinico)
  9. Micetismos. Parte 4: Síndromes tempranos con síntomas complejos
  10. Pharmacologically and Toxicologically Components of Amanita muscaria
  11. hmong.es/wiki/ – Farmacología del Muscimol

Recomendamos

Escribe un Comentario