Por Bailey Rahn

El CBD, o cannabidiol, es uno de los muchos compuestos químicos denominados cannabinoides producidos por la marihuana.

El aceite de CBD se refiere entonces al extracto de cannabis o cáñamo que está formulado para contener altos niveles de CBD, aunque también puede contener diferentes niveles de otros compuestos vegetales.

Los productos que contienen únicamente CBD no son intoxicantes, a diferencia de los productos ricos en THC que provocan el subidón que comúnmente se asocia con el consumo de cannabis.

Esta principal característica hace que el CBD sea un producto muy popular entre los consumidores que buscan un alivio «lúcido» de sus síntomas.

Tipos de aceites de CBD

El aceite de CBD es una denominación genérica que en la práctica se utiliza para describir los diferentes tipos de extractos de CBD en forma amplia.

Al comprar aceite de CBD entonces, es probable que te encuentres con algunas de las siguientes presentaciones y formatos:

1. Tinturas de CBD

Son extractos líquidos que se aplican debajo de la lengua, desde donde el CBD se absorbe y entra al torrente sanguíneo. Por lo general vienen en una pequeña botella de vidrio con un gotero para dosificación integrado en la tapa.

2. Cápsulas de CBD

Son cápsulas de gel rellenas con aceite de CBD que se ingieren como un suplemento alimenticio tradicional.

3. Aceite de CBD Rick Simpson (RSO)

Se refiere a un extracto a base de alcohol que se puede ingerir o aplicar sobre la piel y que por lo general, se envasa en un émbolo o aplicador plástico.

4. Aceite de CBD para vaporizador

Puede referirse a cartuchos de aceite precargados que se adhieren a las baterías de un vaporizador o al líquido de vaporizador que se usa en los cigarrillos electrónicos.

5. Aceite de CBD en «dabbing»

Es un extracto de aceite de hachís de butano rico en CBD, resinas vivas, rosin y otras formas utilizadas para un proceso de vaporización instantánea conocido como «dabbing».

¿Cuáles son los efectos y beneficios del aceite de CBD?

El CBD por si solo no posee cualidades intoxicantes, pero esto puede depender de dónde lo compres.

Actualmente la mayoría de los productos asociados como aceite de CBD pueden contener hasta un 0,3% de THC, una cantidad insuficiente para producir efectos eufóricos detectables.

Cannabidiol (CBD)
Cannabidiol (CBD)

En términos generales, los productos con menos del 1% de THC (o menos de 2 mg de THC) no conseguirán «drogarte» pero esto varía realmente de persona a persona.

Es posible que el aceite de CBD no te coloque, pero eso no significa que sea completamente indetectable en tu cuerpo, ya que dependiendo de la dosis, tu biología y la forma de consumo, el aceite de CBD puede llegar a desarrollar una variedad de efectos sutiles que van desde la relajación física, el alivio del estrés o un leve efecto sedante.

Los efectos más comunes del aceite de CBD deberían presentarse en forma de alivio de síntomas asociados a padecimientos como epilepsia, dolor e inflamación, ansiedad e insomnio, aunque las investigaciones científicas aún tienen mucho que explorar en este tema.

Hasta ahora, el perfil de seguridad del CBD parece ser muy alto, pero también es importante que los consumidores tengan cuidado con las posibles interacciones medicamentosas o el consumo de productos con ingredientes cuestionables.

Tipos de aceite de CBD

Debido a que el aceite de CBD aún no está regulado en muchos lugares, dependerá del consumidor discernir la calidad entre diferentes tipos de formatos.

Resina de cannabis
Resina de cannabis

Como regla general, recomendamos comprar aceites orgánicos probados por terceros procedentes de cannabis cultivado en el propio país.

1. Aceite de CBD de espectro completo

Contiene la gama completa de compuestos producidos por su planta de origen, CBD, THC y otros cannabinoides y terpenos.

2. Aceite de CBD de amplio espectro

Contiene una amplia gama de compuestos producidos por su planta de origen, pero se elimina el THC.

3. Aceite de CBD aislado

Contiene solo CBD, es decir, se han eliminado todos los demás compuestos.

La amplia variedad de compuestos terapéuticos que se encuentran en los aceites de CBD de espectro completo los hace populares entre los consumidores que desean obtener todos los beneficios asociados a los diversos cannabinoides.

Sin embargo, el aceite de CBD de amplio espectro o el aceite de CBD aislado son una buena opción para aquellos que desean evitar incluso pequeñas cantidades de THC debido por ejemplo un test de drogas próximo.

¿Cómo se elabora el aceite de CBD?

El aceite de CBD se puede elaborar a partir de cáñamo o cannabis tradicional (cogollos secos fumables), ya que ambos producen CBD en sus glándulas resinosas, aunque hay algunas diferencias y características que vale la pena señalar:

  • Debido a las diferencias en la legalidad, los productos derivados del cáñamo son mucho más accesibles y están ampliamente disponibles en muchos lugares.
  • En cambio, el aceite de CBD derivado del cannabis y productos similares solo están disponibles en lugares con una legalización del cannabis establecida.
  • El cáñamo expresa menos glándulas de resina que el cannabis tradicional con un mayor contenido de THC, por lo que se requiere más material vegetal para procesar el aceite de CBD derivado del cáñamo.

Dado que el cáñamo absorbe más fácilmente los contaminantes del suelo en un proceso llamado bioacumulación, sus extractos tienen una mayor probabilidad de concentrar metales pesados ​​residuales.

El cáñamo también es más limitado en su diversidad química, lo que potencialmente podría resultar en un producto menos potente desde el punto de vista terapéutico.

Eso no quiere decir que no existan aceites de CBD y otros productos de alta calidad orgánicos, confiables y limpios derivados del cáñamo, incluso en países en donde no regulado.

Nos encontramos en un punto en donde se observa un aumento en los productores dedicados a crear aceites de CBD derivados del cáñamo seguros, efectivos y confiables.

 

Comentar el Artículo