El cannabis o marihuana tiene una larga historia de usos en la medicina, con evidencia escrita acerca de su utilización en China que data de hace más de 5.000 años.

Su consumo se ha recomendado para una variedad de dolencias que van desde diarrea y hemorroides hasta náuseas y congestión en el pecho, siendo utilizado también como afrodisíaco, analgésico y anestésico.

A medida que crece nuestro conocimiento del cuerpo humano y las enfermedades, también crece nuestra comprensión de estas antiguas prácticas medicinales, como por ejemplo ¿Qué papel juega el cannabis en el tratamiento de un paciente con cáncer en la actualidad?

¿Qué son los cannabinoides?

La planta de cannabis produce más de 200 compuestos químicos conocidos como cannabinoides y si bien alrededor de 60 de ellos se mantienen inactivos, con poco o ningún efecto sobre la función de nuestro cerebro, los compuestos restantes pueden ser muy potentes y pueden usarse médicamente para tratar una serie de síntomas.

El más potente de los cannabinoides es el tetrahidrocannabinol (THC), el agente activo de la marihuana y su descubrimiento en la década de 1960 condujo al desarrollo de medicamentos como el Dronabinol (Marinol ), Nabilona (Cesamet), Sativex, Levonantradol y Synhexyl, que se basan en formas sintéticas y naturales de THC.

Cómo actúan los cannabinoides

Los médicos de la antigüedad recetaron cannabinoides antes de saber exactamente cómo funcionaban. Pero desde entonces, los investigadores han descubierto los dos receptores en nuestro cuerpo sobre los que actúan los cannabinoides. Se denominan receptor cannabinoide 1 (CB1) y receptor cannabinoide 2 (CB2).

El CB1 es un receptor presente principalmente en nuestro sistema nervioso central que interviene en las náuseas, los vómitos, la ansiedad y es el que se ve afectado por el THC.

El CB2 se encuentra distribuido en otros tejidos del cuerpo humano y juega un papel importante en nuestro sistema inmunológico. Los cannabinoides estimulan estos receptores, lo que finalmente conduce al alivio de los síntomas.

Usos en el tratamiento del cáncer

Según el Instituto Nacional del Cáncer, hay dos medicamentos en base a cannabinoides (Dronabinol y Nabilona) aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) para la prevención o el tratamiento de las náuseas y los vómitos causados ​​por la quimioterapia .

Si bien la FDA no ha aprobado el uso de cannabis o cannabinoides en pacientes con cáncer, los estudios clínicos han demostrado que la terapia con cannabinoides puede ser eficaz para controlar una serie de síntomas propios de un paciente en tratamiento de cáncer:

El artículo continúa enseguida…

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dolor
  • Inapetencia
  • Pérdida de peso
  • Insomnio

Además, se están realizando estudios para determinar si los medicamentos que afectan a los receptores CB2 (inmunidad) pueden realmente matar células cancerosas.

Es importante reconocer que la terapia con cannabinoides no funciona para todos y que a veces los efectos secundarios negativos superan los beneficios del fármaco, todo dependerá del paciente.

En definitiva, si tienes náuseas y vómitos que no puedes controlar o crees que podrías beneficiarte de la terapia con cannabinoides, habla con tu médico.

Efectos secundarios

Al igual que con cualquier medicamento, los cannabinoides pueden provocar diversos efectos secundarios:

  • Somnolencia
  • Confusión
  • Presión arterial baja
  • Boca seca

Algunos pacientes que toman Marinol (Dronabinol) pueden experimentar un “subidón” similar a la sensación que acompaña al fumar marihuana.

Los efectos secundarios negativos de los cannabinoides generalmente están relacionados con dosis más altas y pueden disminuir a medida que continúas tomándolos.

Cómo se toman los cannabinoides

La mayoría de los cannabinoides se consumen por vía oral en forma de píldora o cápsula y su acción puede tardar un tiempo en proporcionar alivio, por lo que si está tomando estos medicamentos para aliviar el dolor o las náuseas, querrás mantener un horario bastante regular y no esperar a que tus síntomas se salgan de control.

El Nabiximols (Sativex), que es una combinación 50/50 de THC y CBD otro cannabinoides muy importante del cannabis y es un líquido que se rocía en la lengua o el interior de la mejilla.

La acción del Sativex suele ser algo más rápida que la de otros tipos de cannabinoides y hoy en día ya ha sido aprobado en el Reino Unido, Canadá y otros varios  países europeos, pero no está aprobado por aún por la FDA.

¿Y la marihuana?

Cuando se crean medicamentos en base a cannabinoides en el laboratorio, se utilizan estrictas pautas regulatorias internacionales, requisitos ayudan a garantizar que el producto final sea seguro y eficaz.

Si bien la marihuana medicinal se ha vuelto popular en los medios de comunicación en los últimos años, el cannabis se ha utilizado en la atención del tratamiento de pacientes con diversos padecimientos durante miles de años.

A medida que aprendemos más sobre los beneficios de algunos de los compuestos contenidos en el cannabis, los científicos continúan esforzándose por aislar y purificar estos químicos para un uso seguro.

 

Comentar el Artículo