Por Andrea Chisholm, MD

La marihuana ha demostrado tener diversos beneficios médicos importantes, especialmente en el tratamiento para controlar el dolor.

Pero aunque sus efectos no son lo suficientemente fuertes para tratar el dolor intenso, como fracturas óseas o dolor posquirúrgico, puede ser muy eficaz para tratar diferentes tipos de dolor crónico en muchas personas.

Los profesionales del cannabis medicinal a menudo incluirán los cólicos menstruales como una de las afecciones que la marihuana puede ayudar a tratar.

En la medida en que se ha informado que ayuda a aliviar los síntomas de la endometriosis y la cistitis intersticial, parece razonable asumir que la marihuana puede ayudar a tratar los calambres cíclicos y el dolor pélvico que pueden ocurrir con la menstruación.

Artículos Recomendados:

Mecanismos de acción

La marihuana contiene más de 100 tipos diferentes de sustancias químicas llamadas cannabinoides, algunos de los cuales, no todos, tienen propiedades psicoactivas.

Estos compuestos se absorben fácilmente cuando se inhalan o se comen y pueden atravesar la barrera hematoencefálica para actuar directamente sobre el cerebro.

El cuerpo está poblado por una gran cantidad de receptores de cannabinoides, llamados CB1 y CB2, que se encuentran principalmente en el sistema nervioso central, pero también en los pulmones, el hígado, los riñones y las articulaciones.

Estos son los mismos receptores a los que se adhieren estos compuestos naturales, llamados endocannabinoides, los cuales forman parte del propio sistema nervioso del cuerpo humano, jugando un papel muy importante en la regulación del dolor y la inflamación.

La capacidad de los cannabinoides para unirse a estos receptores sugiere entonces que pueden ejercer una actividad con una efectividad similar.

Los dos cannabinoides más reconocidos de la marihuana son el Tetrahidrocannabinol (THC), que es el principal responsable del “subidón” psicoactivo de la marihuana y el Cannabidiol (CBD), el cual no provoca ninguna “euforia”.

Si bien se cree que el THC y el CBD tienen propiedades antiinflamatorias y analgésicas, la forma en que actúan difiere de otros agentes antiinflamatorios o analgésicos.

Qué dice la evidencia científica

No es sorprendente que haya una falta de investigación de calidad sobre los beneficios de la marihuana medicinal en el tratamiento del dolor menstrual.

Aun así, el cannabis tiene una larga historia de uso en la ginecología. A finales del siglo XIX, se decía que Sir John Russell Reynolds, el médico personal de la reina Victoria, prescribía tintura de cáñamo para aliviar los dolorosos cólicos menstruales de la monarca.

No está claro cómo la marihuana provoca el alivio. En el fondo, los cólicos menstruales se desencadenan por la liberación de compuestos inflamatorios, llamados prostaglandinas, durante la menstruación.

El artículo continúa enseguida…

Las mujeres que producen cantidades excesivas de prostaglandinas tienen más probabilidades de experimentar calambres severos durante la menstruación.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) que se usan comúnmente para tratar los cólicos menstruales, como Advil (ibuprofeno) y Celebrex (celecoxib), bloquean la producción de prostaglandinas al unirse a los receptores COX en el cerebro y otros tejidos.

Por el contrario, los cannabinoides como el THC y el CBD no ejercen ningún tipo de  actividad sobre estos receptores, por ñlo tanto, no influyen en la producción de prostaglandinas.

Más bien, la marihuana estimula la liberación de dopamina en el cerebro para “sentirse bien” (donde CB1 reside en alta densidad) mientras reducen la inflamación en los nervios y articulaciones (donde CB2 reside en alta densidad).

Esto sugiere que el THC y el CBD son los más beneficiosos para tratar el dolor neuropático crónico y los trastornos inflamatorios de las articulaciones como la artritis reumatoide.

Debido a que el THC y el CBD no tienen ningún efecto sobre la producción de prostaglandinas, el compuesto responsable de los cólicos menstruales, no está claro cómo están destinados a aliviar el dolor y la inflamación menstruales.

Dicho esto, es posible que el THC induzca un estado de ánimo que pueda reducir la percepción del dolor. Por el contrario, el efecto del CBD sobre los cólicos menstruales sigue siendo desconocido y todavía requiere mucha investigación.

Cómo se tratan los calambres menstruales

En este punto, no sabemos realmente qué tan seguro es el uso de la marihuana medicinal en diversos ámbitos, aún se desconocen las consecuencias a largo plazo del consumo de marihuana.

Artículos Recomendados:

Además, los aceites, extractos y tinturas de CBD que se venden popularmente como terapias alternativas a veces contienen ingredientes desconocidos y a menudo, es difícil saber si la lista de dosis en la etiqueta del producto es precisa.

Según algunas regulaciones actuales, la marihuana medicinal en su forma inhalada no debe usarse en personas que:

  • Tiene menos de 25 años
  • Tiene antecedentes personales o familiares importantes de psicosis
  • Tiene un trastorno por consumo de cannabis actual o tuvo uno en el pasado
  • Tiene un trastorno actual por abuso de sustancias controladas
  • Tiene una enfermedad cardíaca o pulmonar
  • Está embarazada o planea un embarazo en el corto plazo

Debido a que existe poca evidencia sobre la seguridad de la marihuana durante el embarazo, es mejor evitarla si estás en edad reproductiva planeando un embarazo.

Aunque no se ha demostrado que la marihuana sea causa de defectos congénitos, la presencia de receptores cannabinoides en el cerebro fetal sugiere que la marihuana puede afectar el desarrollo cognitivo y conductual de un niño en años posteriores.

También hay evidencia de que el consumo de marihuana durante el embarazo puede aumentar el riesgo de pérdida del embarazo debido a la sobreestimulación de los receptores cannabinoides en el revestimiento del útero.

 

Comentar el Artículo