Por diarioepoca.com

Bajo cada luna llena, en las afueras de un pueblo del centro de México, un grupo de mujeres vestidas con hábitos de monja dan vueltas alrededor de un fuego crepitante, se limpian con salvia quemada y dan gracias por la luna, los animales y las plantas.

Luego inhalan profundamente un porro y lanzan nubes de marihuana a las llamas.

A pesar de su vestimenta, las mujeres no son católicas ni de ninguna otra religión. Son parte de un grupo internacional fundado en 2014 llamado Sisters of the Valley, que se ha comprometido a difundir el evangelio de los poderes curativos del cannabis.

En Estados Unidos, donde alrededor de dos docenas de estados han legalizado la marihuana recreativa, el grupo también lanzó una pequeña empresa exitosa, vendiendo en línea tinturas, aceites y ungüentos de CBD, y recaudó más de 500.000 dólares el año pasado.

DESTACADO:  Colorado se convierte en el segundo estado de USA en legalizar los “hongos mágicos”

Pero en México, donde una guerra contra las drogas ha asolado el país y el catolicismo está arraigado en la sociedad, la imagen de una monja fumando marihuana es más un acto de rebelión, dicen las mujeres.

Las hermanas publican con frecuencia en las redes sociales, principalmente Instagram, donde se las puede ver cuidando cultivos de cannabis, impartiendo talleres y asistiendo a eventos relacionados con él.

Sus ventas de productos son una fracción de las de sus pares estadounidenses: alrededor de 10.000 dólares al año.

Si bien son prominentes en línea, las mujeres (cinco en total) son cautelosas a la hora de revelar demasiado sobre la ubicación de sus operaciones.

Realizan negocios desde una tienda falsa de concreto de dos pisos con una habitación terminada.

Debido a que el cannabis se encuentra en una zona legal gris en México y gran parte de su producción todavía está vinculada a organizaciones criminales, les preocupa que la policía o los gánsteres locales puedan llegar para amenazarlas o extorsionarlas.

DESTACADO:  Las nuevas evidencias sobre los beneficios del cannabis contra la epilepsia refractaria

En un fin de semana reciente, cuando Reuters visitó el lugar, las cortinas permanecían cerradas.

Paquetes de marihuana se secan en grietas clandestinas, colgadas de un tendedero escondido o ocultas en la estufa.

Una de las mujeres, que usa el apodo de «Hermana Bernardet» en línea y pidió no revelar su nombre por temor a represalias comenta:

La Hermandad se encuentra en un contexto totalmente diferente aquí en México, por lo religioso que es el país y por los vínculos de la planta con los cárteles.

En su trabajo principal como médica naturalista, receta marihuana a sus pacientes con cáncer, dolores articulares e insomnio.

Queremos recuperar la planta de los narcos

Las Hermanas se inspiran en un movimiento religioso laico, las Beguinas, que se remonta a la Edad Media.

El grupo, formado por mujeres solteras, se dedicó a la espiritualidad, la erudición y la caridad, pero no hizo votos formales.

Las Hermanas de todo el mundo dicen que usan hábitos para proyectar uniformidad y respeto por la planta, pero también saben que atrae la atención de los medios.

Bajo la dirección de Alehli Paz, una química e investigadora de marihuana que trabaja con el grupo, las Hermanas en México cultivan una cosecha modesta.

Ponen las plantas en macetas en viejos cubos de pintura y las colocan en filas entre cuatro paredes de concreto y un techo sin terminar.

Una vez cultivadas, las Hermanas trasladan las plantas a jardines privados vallados que identificaron con la ayuda de mujeres mayores solidarias de la comunidad.

Su participación se limita a los fines de semana que pueden robar de sus vidas. Impulsadas por un flujo aparentemente interminable de porros y pipas llenas, las mujeres pasan tiempo en la granja podando plantas, produciendo ungüentos de cannabinoides o pesando y almacenando diferentes cepas, etiquetadas y fechadas, en viejos frascos de café de vidrio.

También visitan a otras personas en Ciudad de México que presionan por la legalización total en la creciente comunidad de cannabis, o imparten talleres que abordan todo, desde cómo hacer infusiones de marihuana hasta la química detrás de la planta.

Dejando a un lado el potencial comercial, sostienen que la lucha contra las drogas en América Latina ha sido un fracaso, lo que ha llevado a una violencia generalizada y encarcelamiento masivo.

Pero en un país conservador con una mayoría católica de aproximadamente el 75%, atrapado en una guerra contra las drogas con grupos criminales durante casi 20 años, unirse a las Hermanas ha creado tensión en casi todas las familias de las mujeres.

Su fundadora en México, que se hace llamar en línea como «Hermana Camilla» y quien se negó a dar su nombre, creció en un hogar evangélico y lo abandonó a los 16 años debido, en parte, al estricto código religioso de su madre, dijo.

Cuando fundó Hermanas del Valle México, la relación se volvió aún más tensa.

Para ella fue difícil aceptarlo. Tenía ciertas ideas muy, muy formadas por la religión.

Pero hoy, después de largas discusiones sobre la planta y el movimiento de legalización, su madre es fundamental para las operaciones del grupo, ayudando a mantener la granja y ofreciendo otros apoyos logísticos, dijo.

Para otra «monja» que trabaja como secretaria de la iglesia, quien usa el apodo de «Hermana Kika» y pidió también que no se revelara su nombre, la misión es clara y afirma:

Es hora de poner fin a esta estupidez.

Recomendamos

Escribe un Comentario