Por Matan Weil

Si te has preguntado alguna vez cuales son las mejores variedades de marihuana para tratar la depresión, como ocurre con la mayoría de los asuntos relacionados al cannabis, no existe una respuesta simple, pero considerar los niveles de cannabinoides y terpenos que parecen prometedores como antidepresivos puede ser un buen punto de partida.

Una vez que hayas aprendido los conceptos básicos sobre la marihuana y la depresión, es importante analizar más de cerca la forma correcta de elegir y utilizar los productos derivados de cannabis y por qué los nombres de las cepas y las clasificaciones de índica frente a sativa son problemáticos.

Marihuana indica o sativa para tratar la depresión

Durante décadas, el cultivo del cannabis ha utilizado los términos sativa e indica para describir los efectos de las miles de variedades de marihuana disponibles en todo el mundo.

Se dice que las cepas índicas son más suaves y más sedantes y que las cepas sativas son más energizantes, edificantes y estimulantes.

Artículos Recomendados:

Pero hoy en día no parece ser más que un rumor que información basada en evidencia, si bien la literatura científica reconoce la distinción desde una perspectiva botánica

Las indicas son plantas más cortas, similares a un arbusto de hojas anchas, mientras que las sativas son plantas más altas, de hojas estrechas y menos densas, lo que influye en los efectos del cannabis tiene más que ver con los cannabinoides y los terpenos, simplemente no existe alguna investigación que haya demostrado una distinción química clara entre índica y sativa .

Por eso, en lugar preguntar si debe elegir sativa o indica para un posible tratamiento contra la depresión, lo mejor que puedes hacer es mirar los compuestos de los productos que estás eligiendo.

Cómo elegir una cepa de cannabis para tratar la depresión

En términos generales, existen tres tipos de cepas o variedades generales de marihuana, más exactamente, quimiovares (variedades químicas) basados en niveles de THC y CBD:

Tipo I: THC alto y CBD bajo
Tipo II: THC y CBD equilibrados (1:1)
Tipo III: THC bajo y CBD alto

Los tipos II y III son menos comunes que el tipo I, que a menudo es el preferido por los consumidores recreativos.

Debido a que el CDB parece contrarrestar algunos de los efectos secundarios del THC, permitiendo facilitar la dosificación de THC, los tipos II y III son a menudo los preferidos para potenciales tratamientos basados en cannabis medicinal.

Esto también permite controlart mitigar el efecto bifásico del THC, que en dosis bajas podría ayudar a tratar la depresión y la ansiedad, pero en dosis más altas, por el contrario, podrían desencadenar estos mismos efectos.

Al consumir cannabis Tipo II, los usuarios pueden experimentar menos ansiedad en comparación con el Tipo I, pero manteniendo los beneficios terapéuticos del THC.

Específicamente cuando se trata de depresión, el Tipo III podría ser particularmente beneficioso ya que sí existe evidencia del potencial del CBD como antidepresivo.

Los mejores terpenos para la depresión

El siguiente paso es analizar los terpenos y otros cannabinoides presentes en cada variedad. Según la teoría del efecto séquito (entourage effect), estos compuestos podrían potenciar algunos de los efectos terapéuticos del THC y el CBD.

El artículo continúa enseguida…

Entonces, al elegir algunas cepas para tratar la depresión, debes buscar aquellas que contengan cannabinoides y terpenos que hayan demostrado potencial combinado como antidepresivos y estos incluyen al cannabinoide cannabidiol (CBD) y a los terpenos linalol, pineno, limoneno y betacariofileno (BCP).

Las cepas de cannabis suelen por un lado tener un terpeno dominante en concentraciones superiores al 1% y algunos secundarios en concentraciones menores que varían entre el 0,1 y el 1%, o bien varios terpenos principales (a menudo de dos a cinco) en concentraciones moderadas del 0,1% al 1%.

Dicho esto, los terpenos se consideran de interés farmacológico en concentraciones superiores al 0,05%, por lo que tiene sentido ver números mucho más bajos en comparación a las concentraciones de THC o CBD.

Cannabinoides y terpenos

En cualquier caso, es importante tener en cuenta que los nombres de las cepas son engañosos, pueden darte una estimación de lo que podrías encontrar en un dispensario, pero dado que no existe un estándar o una marca comercial registrada para los nombres de las cepas, cualquiera puede básicamente cultivar cualquier cosa y llamarlo como quiera.

Además, incluso la misma cepa cultivada en diferentes condiciones puede producir diferentes concentraciones de cannabinoides y terpenos.

Las revisión de las cepas establecen promedios cannabinoides y terpenos a partir de los resultados de pruebas a cepas que tienen el mismo nombre.

La siguiente lista puede ayudarte a reducir las opciones, pero en general, será mejor que comiences con variedades de cannabis de tipo II o III, preferiblemente altas en limoneno, pineno, betacariofileno o linalol.

La investigación existente sobre la marihuana como tratamiento de la depresión es preliminar y algo conflictiva, ya que la gran mayoría de los estudios basados en el uso de cannabinoides y terpenos para tratar la depresión es preliminar y principalmente basado en modelos con animales.

Si bien los estudios a los que se hace referencia son prometedores en el uso de cannabis para tratar la depresión aguda, no existen estudios de alta calidad que examinen si el uso de cannabis medicinal puede mejorar la depresión con el tiempo.

El consumo excesivo de cannabis, especialmente el de tipo I, puede empeorar los síntomas, por lo que antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento se recomienda consultar a un especialista en cannabis medicinal.

Las mejores cepas de marihuana para tratar la depresión

En base a todo lo anterior, algunas de las cepas de marihuana identificadas como susceptibles de contener altas concentraciones de CBD, además de limoneno, pineno, linalol y BCP son:

1. Ringo’s Gift

Más rara que la mayoría de las cepas de Tipo II y III, este quimiovar es a menudo muy alto en CBD, bajo en THC y puede contener cantidades modestas de CBG, junto con algo de limoneno, BCP y pineno.

2. Harlequin

Una cepa galardonada de Tipo II, Harlequin tiene un promedio de 6,4% de CBD y 9% de THC, es rica en mirceno, BCP y pineno.

3. Canna Tsu

Una híbrida de Cannatonic y Harle-Tsu, esta cepa Tipo III puede alcanzar un alto contenido de CBD (7,1%), un bajo contenido de THC (2%) y a menudo, un alto contenido de mirceno y BCP.

4. ACDC

Esta variedad tiene un perfil similar al de Ringo’s Gift, lo que no sorprende dado que desciende de ella, con alrededor del 11% de CBD y 1,5% de THC.

Artículos Recomendados:

ACDC también tiene un alto contenido de mirceno, que aunque no se ha identificado como un posible antidepresivo, ha demostrado ser beneficioso para tratar la ansiedad, una afección estrechamente relacionada. Contiene además de pineno, BCP y limoneno.

5. Pennywise

Una cepa tipo II bien equilibrada con 9,3% de CBD y 9,7% de THC, Pennywise puede tener un alto contenido de mirceno, BCP y pineno.

6. Cannatonic

Se dice que esta popular variedad de Tipo III alguna vez alcanzó un 22% de CBD con una concentración de THC de aproximadamente el 2%. Puede tener un alto contenido de mirceno, pineno y BCP.

7. Rose

Esta cepa de tipo II es menos conocida, con 6,5% de THC y 7,5 de CBD, suele tener un alto contenido de ocimeno floral , mirceno, limoneno y BCP.

8. Sour Tsunami

Desarrollada por los mismos productores que Ringo’s Gift, esta variedad Tipo III puede tener un alto contenido de mirceno, terpinoleno, BCP y humuleno .

 

Comentar el Artículo