El gobierno de EE. UU. ha publicado cientos de páginas de documentos relacionados con la revisión en curso del estatus de la marihuana según la ley federal, confirmando oficialmente por primera vez que los funcionarios de salud de la FDA, perteneciente a la HSS (Department of Health & Human Services) han recomendado que la Administración de Control de Drogas (DEA) reclasifique el cannabis en la Lista III de la Ley de Sustancias Controladas.

Argumentos de la HSS

Las 252 páginas de documentos del HSS explican:

El cannabis tiene un uso médico actualmente aceptado en diversos tratamientos en Estados Unidos y tiene un potencial de abuso menor que otras sustancias de las Listas I y II.

Los funcionarios federales dijeron que su revisión recopiló que más de 30.000 profesionales de la salud en 43 jurisdicciones de EE. UU. están autorizados a recomendar el uso médico de la marihuana a más de seis millones de pacientes registrados para al menos 15 afecciones médicas.

Existe una experiencia actual y generalizada con el uso médico de la sustancia por parte de profesionales de atención médica que operan de acuerdo con programas implementados autorizados por la jurisdicción, donde el uso médico es reconocido por entidades que regulan la práctica de la medicina.

Gran parte de los documentos analizan los cho factores que el gobierno utiliza para clasificar las drogas, enfatizando bajo potencial de abuso de la marihuana en comparación con otras drogas, si tiene un uso médico actualmente aceptado (CAMU) y su relativa seguridad y riesgo de dependencia física.

Usos médicos aceptados

En cuanto al uso médico aceptado, la revisión analizó tanto la aceptación actual como si la literatura científica disponible que respalda esos usos.

En cuanto al primer punto, el HHS reconoció que la mayoría de los estados de EE. UU. han legalizado la marihuana para uso médico, señalando:

Algunos programas de cannabis medicinal han estado en vigor durante varios años e incluyen características que monitorean activamente el uso médico y las características de calidad del producto de la marihuana dispensada.

En cuanto a la eficacia, el memorando señala:

La revisión de la información disponible identificó hallazgos mixtos de efectividad en todas las indicaciones, que van desde datos que muestran hallazgos no concluyentes hasta evidencia considerable a favor de la efectividad, dependiendo de la fuente. La mayor base de evidencia sobre la efectividad existe para el uso de marihuana dentro de la indicación de dolor (en particular, dolor neuropático).

Específicamente, la agencia encontró:

La mayoría de los autores concluyeron que la marihuana tiene algún beneficio en el tratamiento de condiciones de dolor, que generalmente varían de un efecto bajo a moderado basado en una calidad de evidencia de baja a moderada.

Los verdaderos alcanes del respaldo

Sin embargo, la revisión realizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) “no encontró respaldo para que la marihuana proporcione beneficios” para la epilepsia o la ansiedad.

DESTACADO:  Corte Chilena establece distinciones clave entre microtráfico y tráfico de marihuana

Además el memorando señala que eocntraron que el riesgo de eventos adversos asociados con el tratamiento del PTSD con marihuana «puede ser más sustancial que cualquier beneficio limitado en estudios observacionales».

En general, faltan datos clínicos de calidad que respalden el uso de marihuana para el trastorno de estrés postraumático. En general, los datos disponibles indican que existe algún respaldo científico creíble para fundamentar el uso de la marihuana en el tratamiento del dolor, de la anorexia relacionada con ciertas condiciones médicas, así como las náuseas y vómitos (por ejemplo, inducidos por quimioterapia), con distintos grados de apoyo y coherencia de los hallazgos.

A pesar de ser un respaldo menor a los beneficios médicos de la marihuana de lo que algunos podrían haber esperado, los funcionarios federales de salud señalaron en su recomendación:

Ninguna de las pruebas de las revisiones sistemáticas incluidas en nuestro análisis identificó problemas de seguridad que impidieran el uso de la marihuana en aquellas indicaciones para las cuales existe algún respaldo científico creíble de su beneficio terapéutico.

Sin embargo, la decisión final de reprogramación recae en última instancia en la DEA, como la agencia recordó al Congreso en una carta a principios de este mes.

La DEA tiene la autoridad final para programar, reprogramar o reprogramar un medicamento bajo la Ley de Sustancias Controladas, después de considerar los criterios legales y regulatorios relevantes y la evaluación científica y médica del HHS. La DEA ahora está llevando a cabo su revisión.

¿Reclasificación?

El momento de cualquier anuncio de reprogramación sigue sin estar claro y se ha convertido en objeto de mucha especulación entre los defensores y observadores del cannabis.

El Servicio de Investigación del Congreso (CRS), por su parte, dijo en septiembre que era “probable” que la DEA siga la recomendación del HHS, al menos basándose en precedentes anteriores .

Si bien algunos creen que una clasificación en la Lista III sería una bendición para los mercados de marihuana legales a nivel estatal, otros han advertido que la reforma podría en realidad poner en riesgo una legalización más amplia a nivel estatal.

DESTACADO:  Desmintiendo Fake News sobre la realidad del cannabis medicinal en Chile

Puedes acceder al documento completo en el siguiente link: 2023-01171 – Supplemental Release.

Recomendamos

Escribe un Comentario