En un movimiento histórico, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos está considerando reclasificar la marihuana como una sustancia de categoría menos peligrosa.

Según informaciones obtenidas por The Associated Press, esta iniciativa marca un cambio significativo en la política de drogas del país y podría tener amplias repercusiones a nivel nacional.

La propuesta, que todavía está bajo revisión de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB) de la Casa Blanca, podría reconocer oficialmente el uso medicinal del cannabis y admitir que tiene un menor potencial de abuso en comparación con otros narcóticos más considerados más peligrosos como la heroína y el LSD.

Aunque este cambio no legalizaría el uso recreativo del cannabis, modificaría su clasificación de la Categoría I a la Categoría III, donde se encuentran sustancias como la ketamina y ciertos esteroides anabólicos.

Este ajuste en la clasificación es considerado el cambio de política más significativo en la DEA en más de cinco décadas.

La medida fue impulsada tras una petición del presidente Joe Biden en octubre de 2022, quien también ha avanzado en el indulto de ciudadanos encarcelados por posesión simple de marihuana y ha instado a los gobiernos estatales y locales a anular condenas similares.

Estos pasos son parte de un esfuerzo más amplio para corregir los errores pasados en el manejo de la marihuana, que han dejado secuelas en la vida de muchos por delitos menores relacionados con su posesión.

Biden declaró en diciembre:

Los antecedentes criminales por posesión y uso de la marihuana han impuesto barreras innecesarias al empleo, la vivienda y las oportunidades educativas.

Tras un período de comentarios públicos y la revisión de un juez administrativo, la DEA publicará su determinación final.

Este cambio podría fortalecer el apoyo popular al presidente Biden, especialmente entre los votantes jóvenes, en un año electoral crítico.

Una encuesta reciente de Gallup reveló que el 70% de los adultos estadounidenses ahora apoyan la legalización de la marihuana, un aumento significativo desde el 30% del año 2000.

DESTACADO:  Malta se convierte en el primer país europeo en aprobar el uso de cannabis recreativo

Este paso adelante es un reflejo de cómo la percepción pública y la política sobre la marihuana han evolucionado drásticamente en las últimas décadas en Estados Unidos.

Desde la demonización en los años 70 y 80 hasta la creciente aceptación y legalización en varios estados, la marihuana ha recorrido un largo camino en la legislación y en la cultura popular, marcando un cambio significativo en cómo la sociedad americana ve el consumo de drogas y su regulación.

Al reclasificar el cannabis, la droga ahora sería estudiada e investigada para identificar beneficios médicos concretos, abriendo la puerta a que las compañías farmacéuticas se involucren en la venta y distribución de marihuana medicinal en estados donde es legal.

Para la industria del cannabis, valorada en 34,000 millones de dólares, la medida también eliminaría importantes cargas fiscales para las empresas en los estados donde la droga es legal, en particular eliminando la Sección 280E del código de los Servicios de Impuestos Internos, que actualmente prohíbe a las empresas legales de cannabis deducir lo que de otro modo serían negocios ordinarios. gastos.

Una vez que la OMB lo apruebe, la DEA aceptará comentarios públicos sobre el plan para reclasificar la marihuana desde la Lista I, junto con la heroína y el LSD, a la Lista III, junto con la ketamina y algunos esteroides anabólicos, siguiendo una recomendación del Departamento de Salud y Servicios Humanos federal.

Tras el período de comentarios públicos, la agencia emitiría el reglamento final

Aún así, una vez concluido el período de comentarios públicos haya concluido y la Oficina de Administración y Presupuesto lo haya revisado, el Congreso podría revocar la regla bajo la Ley de Revisión del Congreso, que otorga al poder legislativo el poder de opinar sobre las reglas emitidas por las agencias federales.

Los demócratas controlan el Senado con una mayoría de 51 escaños y para que una CRA tenga éxito, es necesario que dos tercios de la Cámara y el Senado la apoyen, por lo que es poco probable que se apruebe.

DESTACADO:  Japón aprueba el uso de medicamentos derivados del cannabis

Aunque el cannabis sigue siendo un tema divisivo en el Capitolio, ha habido un creciente apoyo bipartidista a las reformas sobre la marihuana, impulsado en gran medida por el electorado.

Recomendamos

 

Escribe un Comentario