En estados Unidos, al menos cuatro estados evalúan actualmente agregar el trastorno orgásmico femenino (Female Orgasmic Disorder, FOD) como condición calificada para el uso de cannabis medicinal.

El trastorno orgasmico femenino (FOD) es un trastorno sexual que se define como la ausencia, demora, infrecuencia o disminución significativa de la intensidad del orgasmo en al menos el 75% de las experiencias sexuales, persistente durante al menos 6 meses y causando angustia. 

Contenido

Cannabis y sexualidad

Un artículo publicado recientemente por uno de los organizadores de esta iniciativa viene a reforzar aún más los beneficios potenciales que ofrece el cannabis, incluido el aumento de la frecuencia de los orgasmos, mayor satisfacción y mayor facilidad para alcanzarlos.

Publicado este mes en The Journal of Sexual Medicine, el informe es producto de un estudio observacional de 2022 realizado por los autores Suzanne Mulvehill, sexóloga clínica y Jordan Tishler, médico de la Asociación de Especialistas en Cannabinoides y de la empresa inhaleMD.

Si bien décadas de investigación sobre sexualidad respaldan el uso de marihuana para las dificultades sexuales, los autores señalan:

Es el primer estudio que analiza el FOD específicamente y demuestra un beneficio significativo. Cincuenta años de investigación sobre la sexualidad respaldan el uso de cannabis para las dificultades sexuales.

Resultados del estudio

La encuesta a 387 participantes encontró que más de la mitad (52%) dijeron que han experimentado dificultades para alcanzar el orgasmo.

El consumo de cannabis antes de tener relaciones sexuales en pareja aumentó la frecuencia de los orgasmos (72,8%), mejoró la satisfacción del orgasmo (67%) o facilitó el orgasmo (71%).

Mulvehill y Tishler han impulsado el uso de cannabis medicinal en torno al trastorno/dificultad orgásmica femenina logrando que algunos estados estén considerando permitir el diagnóstico como una condición calificada bajo los programas medicinales actuales.

Mulvehill , fundador del Instituto de Investigación del Orgasmo Femenino en una entrevista el mes pasado señaló:

Es una condición médica que merece tratamiento. Las mujeres con FOD tienen más problemas de salud mental y toman más medicamentos para ello. Tienen más ansiedad, depresión, trastorno de estrés postraumático y más antecedentes de abuso sexual. No se trata sólo de placer, se trata de un derecho humano.

Su investigación recientemente publicada refleja esas observaciones.

Las mujeres con FOD informaron un 24% más de problemas de salud mental, un 52,6% más de trastorno de estrés postraumático, un 29% más de trastornos depresivos, un 13% más de trastornos de ansiedad y un 22% más de uso de medicamentos recetados que las mujeres sin FOD. Además, las mujeres con FOD tenían más probabilidades de informar antecedentes de abuso sexual.

Tishler señala que los defensores de este tratamiento a veces enfrentan una batalla cuesta arriba al tratar de llamar la atención sobre los beneficios del cannabis para el FOD.

Uno de los muchos factores que complican este campo es que se trata de dos temas tabú. Los estadounidenses no se ocupan muy bien del cannabis y tampoco se ocupan muy bien del sexo.

Avances en la investigación

Pero en los últimos años, ha habido una serie de estudios que realmente han hecho avanzar este campo en términos de estudios bien hechos, de tamaño razonable y cuantitativos.

Ahora, lo único que falta es realizar el estándar de oro: el ensayo controlado aleatorio. Pero estamos teniendo algunas dificultades en términos de aprobación y financiación.

Independientemente del sexo o género, cada vez hay más pruebas de que la marihuana puede ayudar a mejorar la función sexual.

DESTACADO:  Por qué el consumo de alcohol y no la marihuana es un verdadero problema de salud pública

Un estudio del año pasado en el Journal of Cannabis Research encontró que más del 70% de los adultos encuestados dijeron que el cannabis antes del sexo aumentaba el deseo y mejoraba los orgasmos, mientras que el 62,5% dijo que el cannabis mejoraba el placer al masturbarse.

Debido a que hallazgos anteriores indicaron que las mujeres que tienen relaciones sexuales con hombres suelen tener menos probabilidades de tener un orgasmo que sus parejas, los autores de ese estudio dijeron que el cannabis «puede potencialmente cerrar la brecha de igualdad en el orgasmo».

Mientras tanto, un estudio de 2020 en la revista Sexual Medicine encontró que  las mujeres que consumían cannabis con más frecuencia tenían mejores relaciones sexuales.

La importancia de la dosis

Una revisión de la literatura publicada en 2019 encontró que el impacto del cannabis en la libido puede depender de la dosis y que  cantidades más bajas de THC se correlacionan con los niveles más altos de excitación  y satisfacción.

La mayoría de los estudios demostraron que la marihuana tiene un efecto positivo en la función sexual de las mujeres, según el estudio, pero demasiado THC puede resultar contraproducente.

Varios estudios han evaluado los efectos de la marihuana sobre la libido y parece que los cambios dependen de la dosis. Los estudios respaldan que las dosis más bajas mejoran el deseo, pero las dosis más altas reducen el deseo o no lo afectan en absoluto.

Parte de lo que el cannabis parece hacer para mejorar los orgasmos es interactuar e interrumpir la red de modo predeterminado del cerebro, dijo Tishler.

Para muchas de estas mujeres, que no pueden o no tienen un orgasmo, existe una interacción compleja entre el lóbulo frontal, que es una especie de ‘debería, habría, podría tener [parte del cerebro]’, y luego el sistema límbico, que es el ‘emocional, el miedo, los malos recuerdos, la ira’, ese tipo de cosas.

Default Mode Network

«Todo eso está moderado a través de la red en modo predeterminado (Default Mode Network, DMN), continuó.

DESTACADO:  Rosario Queirolo: "La legalización de la marihuana no derrota al narcotráfico, pero tiene otros beneficios"

La modulación de la red del modo predeterminado también es fundamental para muchas terapias asistidas por psicodélicos.

Y algunas investigaciones han indicado que esas sustancias también pueden mejorar el placer y la función sexual.

Un artículo publicado a principios de este año en la revista Nature Scientific Reports, que pretendía ser el primer estudio científico en explorar formalmente los efectos de los psicodélicos en el funcionamiento sexual, encontró que drogas como los hongos psilocibina y el LSD podrían tener efectos beneficiosos en el funcionamiento sexual incluso meses después. después de su uso .

A primera vista, este tipo de investigación puede parecer ‘peculiar’, pero los aspectos psicológicos de la función sexual, incluyendo cómo pensamos acerca de nuestros propios cuerpos, nuestra atracción por nuestras parejas y nuestra capacidad para conectarnos íntimamente con las personas son importantes para el bienestar psicológico de los adultos sexualmente activos.

Recomendamos

Escribe un Comentario