Por Elisabetta Fato

La legalización y desestigmatización de los psicodélicos está siendo alentada y apoyada cada vez más, especialmente por la comunidad de veteranos de guerra, con estudios e informes personales de sus efectos terapéuticos en pacientes con Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT).

Pero, cómo fue que empezó todo, por qué estas sustancias son diferentes de los tratamientos actuales y se convertirán en una nueva solución para el TEPT.

Una mirada al TEPT y los tratamientos actuales

Cuando alguien experimenta un evento traumático como agresiones físicas o abuso, accidentes graves, guerra, duelo o tiene antecedentes familiares de trastornos psiquiátricos, tiene un mayor riesgo de desarrollar TEPT.

Esta es una condición de salud mental que por ejemplo afecta alrededor del 6 al 9% de los adultos norteaméricanos.

Los síntomas del TEPT incluyen escenas retrospectivas del evento traumático, pensamientos negativos intrusivos y rumiaciones, depresión, pesadillas frecuentes y ansiedad intensa.

Los ex-soldados y los veteranos militares, en particular, tienen una prevalencia increíblemente alta de TEPT, con ciertos conflictos que causan que el 30% de los veteranos se vean afectados.

Los tratamientos actuales para el TEPT incluyen terapias cognitivas conductuales y de otro tipo, a veces combinadas con antidepresivos como los ISRS .

Sin embargo, estos enfoques no siempre funcionan, ya que los ISRS brindan efectos beneficiosos a solo la mitad de los pacientes, mientras que otros medicamentos como las benzodiazepinas (utilizadas para tratar la ansiedad) en realidad pueden empeorar los síntomas.

El primer caso no es sorprendente, ya que los pacientes con depresión resistente al tratamiento suelen ser «inmunes» a los ISRS o tienen que abandonarlos debido a los posibles efectos secundarios .

En cuanto a la depresión, la terapia psicodélica parece representar un enfoque atractivo para el tratamiento del TEPT, eclipsando  a los medicamentos actuales e incluso a las terapias clásicas como el Trastorno Cognitivo Comunicativo (TCC) que demostró funcionar de manera ineficiente en un grupo significativo de pacientes, en su mayoría veteranos afectados por el TEPT.

¿Cuál es el mecanismo de funcionamiento?

La evidencia de los estudios de imágenes cerebrales sugiere que el evento traumático en las raíces de la condición, a menudo ayudado por una predisposición genética al trastorno, desencadena cambios estructurales en algunas redes cerebrales entre las que se encuentra la «Red de Modo Predeterminado», que juega un papel importante en los estados depresivos. .

Estructuras cerebrales como la amígdala, el hipocampo y la corteza cingulada forman parte de dichas redes alteradas, que involucran a los principales neurotransmisores como la serotonina, la dopamina y el glutamato.

En forma de efecto dominó, las redes alteradas afectan el sistema nervioso y alteran los niveles hormonales al actuar sobre el sistema endocrino.

Como resultado, las regiones del cerebro que controlan las emociones, como la amígdala, se sobre activan y tienen una mayor respuesta a los estímulos negativos o los vuelven más subjetivos y personales de lo que realmente son.

Se cree que la psicoterapia asistida por psicodélicos actúa sobre estos cambios en la red y sobre las regiones cerebrales mencionadas.

Por ejemplo, se ha demostrado que el MDMA (Éxtasis), utilizado junto con la psicoterapia, reduce el miedo y los estados de ánimo negativos relacionados con los malos recuerdos al disminuir la actividad de la amígdala.

Estudios sobre el TEPT

Aunque la mayoría de los estudios pre-clínicos y clínicos sobre psicodélicos para pacientes con TEPT se realizaron en los últimos años, el origen de este enfoque se remonta a la década de 1960, cuando el psicoterapeuta Jan Bastiaans comenzó a administrar LSD y psilocibina a personas que padecían el «Síndrome del Superviviente», un tipo específico de TEPT que afecta a los sobrevivientes del holocausto.

Según el investigador, estas sustancias tenían la capacidad de «liberarlos». Desafortunadamente, este método fue considerado peligroso por otros psiquiatras, sin mencionar las leyes y regulaciones que prohibieron los psicodélicos en la década de 1970, lo que llevó  a que la investigación psicodélica se abandonara casi por completo.

Sin embargo, en las últimas décadas, la investigación psicodélica se expandió para el tratamiento de diversas afecciones de salud mental, incluida la depresión, el trastorno bipolar y el TEPT.

Diversos psicodélicos, incluidos el LSD, la psilocibina, la ketamina, la DMT y los cannabinoides, se están investigando como medicamentos para el TEPT, pero hasta ahora solo la MDMA está cerca de convertirse en un tratamiento certificado y aprobado para esta afección.

Numerosos estudios pre-clínicos e informes de usuarios de MDMA, en su mayoría veteranos, respaldan el potencial terapéutico de la terapia asistida por MDMA para el TEPT.

Este enfoque ahora se ha explorando en profundidad a través de ensayos clínicos, entre los que se encuentra el emocionante estudio de fase III realizado por MAPS.

En la primera parte del estudio, 90 pacientes con TEPT tuvieron tres sesiones con MDMA repartidas en tres semanas, con el apoyo de un terapeuta durante y después de la experiencia psicodélica.

MDMA vs placebo

Como muestra la figura, la MDMA fue bien tolerada en términos de seguridad y la psicoterapia asistida por MDMA fue más eficaz que el placebo en pacientes con TEPT grave, en los que se utilizó CAPS-5 para evaluar la  gravedad del trastorno.

Si los resultados de la segunda parte del estudio de Fase 3 son tan prometedores como los primeros, es muy probable que la MDMA sea el primer psicodélico aprobado por la FDA , inaugurando una nueva era de investigación en psicoterapia.

Recomendamos

Escribe un Comentario