Es probable que muchos de ustedes ya conozcan el 20 de abril (4/20) como el Día Internacional de la Marihuana o incluso el 19 de abril (4/19) como el Día de la Bicicleta, en honor a Albert Hofmann y su primer viaje con LSD.

Pero los hongos mágicos también han establecido su propia festividad, denominada 920, 9/20 o «Día Internacional de los Hongos Psicodélicos», la cual fue propuesta originalmente por el activista Nicholas Reville en 2015 con el objetivo de establecer un «día de acción educativa».

Día internacional de los hongos psicodélicos

Inspirado en el 4/20, el día de los hongos psicodélicos busca establecer una fecha para que activistas y entusiastas se reúnan a conversar y discutir sobre reformas políticas, estudios científicos y/o aplicaciones médicas.

La fecha fue elegida principalmente porque en el hemisferio norte es el comienzo del otoño, lo cual implica que es la época cuando las setas son más abundantes en su ambiente natural.

También tiene relación con la cercanía del equinoccio, lo que representa un cambio de dirección en la rotación de la tierra y finalmente como una especie de homenaje al 420 cannábico y al exitoso movimiento para la despenalización y legalización de la marihuana.

¿Cómo celebrar el 920?

Aunque con toda razón, si bien el 920 es la versión «con sabor a hongos» del 420, se asocian en mayor parte gracias a su inspiración que a la intención de reproducir un patrón idéntico.

Nunca debemos olvidar que los hongos psicodélicos son una experiencia totalmente diferente a estar «colocado» con marihuana.

Mucha gente fuma hierba a diario y la ha incorporado a su vida cotidiana, ya sea de forma medicinal o recreativa, pero los hongos mágicos son una experiencia completamente distinta.

Algunas personas sólo los han probado una vez en su vida, pero esta experiencia sigue resonando en su interior a un nivel muy profundo e incluso espiritual.

Ni siquiera los psiconautas más experimentados consumen psicodélicos todos los días, ni siquiera todas la semanas.

Es por esto que mientras la mayoría celebra el 420 con una gran calada de marihuana, en este punto, las celebraciones del 920 adquieren un matiz distinto.

Esto significa que con los hongos psicodélicos no sientes la necesidad orgánica, requerir disponer de recursos financieros o la búsqueda de visibilidad social que obtienes con la marihuana.

Ideas para compartir el día de los hongos mágicos

Los eventos del 9/20 son en su mayoría reuniones o conferencias que priorizan los objetivos de investigación científica y desarrollo político, en lugar del placer mismo de «viajar».

Obviamente, programar este día para tener un «viaje» psicodélico es una opción magnífica, pero hay muchas otras formas no psicoactivas de celebrar la ocasión y ayudar a crear conciencia en torno a los hongos mágicos.

Aquí te compartimos algunos ejemplos:

1. Noche de cine psicodélico

Hoy en día, existen muchos buenos documentales en Youtube, Netflix o Amazon sobre psicodélicos de todo tipo, por lo que proyectar algunos de ellos podría ser una forma entretenida y educativa de celebrar.

2. Acampar y «viajar» con amigos

Como cualquier psiconauta experimentado puede confirmar, los hongos mágicos se disfrutan mejor en la naturaleza, así que, porqué no reunir un grupo de amigos y hacer un pequeño «viaje» hacia algún entorno natural.

3. Taller de cultivo de hongos

Cultivar tus propios hongos es sin duda la forma más segura, gratificante y divertida de obtenerlos.

Puedes intentar iniciar un taller de cultivo cerca del lugar donde vives o unirte a algún grupo de aficionados en línea que puedan enseñarte los primeros pasos.

Lo bueno de todo esto es que aprender a cultivar hongos te permitirá conocer técnicas que también aplican a la mayoría de los cultivos de hongos no psicodélicos.

4. Microdosis de psilocibina

Si sientes curiosidad por saber como funcionan las microdosis de psilocibina, el 920 es una gran oportunidad para comenzar, algo que incluso podrías compartir con otras personas, para luego conversar regularmente sobre la evolución de sus experiencias.

¿Es legal la psilocibina?

En un sentido estrictamente legal, la psilocibina ha seguido una trayectoria muy similar a la del cannabis en todo el mundo.

Si bien a nivel federal, en Estados Unidos por ejemplo, la psilocibina en forma sintética -en conjunto con la psicoterapia- han logrado convertirse en una alternativa válida para la FDA como tratamiento para enfermedades mentales, tanto la psilocibina como el cannabis todavía son considerados drogas de Lista I.

Sin embargo, tal como lo hicieron los activistas del cannabis hace 25 años, sus primeras victorias políticas ya son evidentes.

En mayo de 2019, los votantes de Denver despenalizaron la psilocibina para posesión personal y un mes después, el concejo municipal de Oakland despenalizó no solo los hongos con psilocibina, sino todos los psicodélicos de origen natural, principalmente gracias al trabajo de un grupo activista llamado Decriminalize Nature.

La psilocibina se ha mostrado prometedora para el tratamiento de una serie de condiciones que van desde la ansiedad causada por una enfermedad terminal, pasando por adicciones, depresiones y hasta trastornos alimentarios.

Además, se ha demostrado que el consumo de psicódelicos provoca algo que los científicos que estudian sus efectos han denominado una «experiencia mística», establecido a partir de un cuestionario que incluye 30 criterios que van desde el desarrollo de un sentido de unidad, progresar hacia un estado de ánimo profundamente optimista y la incapacidad de describir la experiencia con palabras.

Recomendamos

Escribe un Comentario